El principal miedo al considerar un embarazo con óvulos donados: ¿provienen de una mujer sana y parecida a mí?

En algunos casos para quedar embarazada luego de los 40 años de edad necesitás de la ayuda de un tratamiento de fertilidad. Estos procesos médicos son muy variados, pero todos tienen el mismo fin: hacer realidad tu sueño de ser madre.

La ovodonación es uno de estos procedimientos y es visto como la “última alternativa”, a pesar de su alta efectividad. ¿Sabes por qué? Esta es una técnica de reproducción asistida en la que se logra el embarazo a través de la implementación de óvulos de otra mujer, es decir conseguís tener un bebé gracias a una donante.

Las mujeres pueden someterse al proceso hasta los 50 años de edad o incluso más tarde,
siempre bajo consulta de un especialista.

Es un tratamiento sencillo y con una tasa de éxito del 60%, de cada 10 mujeres, 6 logran quedar embarazadas.

En nuestro país unas 4000 argentinas reciben óvulos donados por año. Es una cifra extraordinaria tomando en cuenta que empezó a implementarse hace poco tiempo, en 2016 para ser exactos.

La ovodonación es el tratamiento de reproducción asistida con mayor tasa de embarazo documentada. Esto se debe a que los óvulos seleccionados son estudiados genéticamente para obtener mejores resultados en poco tiempo.

Como ves esta técnica es segura y rápida en comparación con otros métodos pero ¿Por qué no es uno de los primeros tratamientos que buscan las personas?

La respuesta está en que las parejas prefieren agotar las vías para tener un bebé biológico antes de buscar donantes. Desconocer quién será la mujer que ofrezca sus óvulos y el hermetismo con que se debe manejar su identidad, genera temor para dar el gran paso.

¿Querés conocer más de la ovodonación? Ingresá acá

Desmontando el temor de la donante

¿Cómo será? ¿Tendrá alguna enfermedad? ¿Llevará una vida sana? esta son solo algunas de las interrogantes que suelen hacer las parejas ante de decidir someterse a una tratamiento de ovodonación.

Este tipo de preguntas son muy frecuentes y también normales. Será el óvulo de otra mujer el que te ayude a convertirte en madre, así que los miedos de que algo no salga bien son muy usuales. Por eso es importante que vayas a una clínica de fertilidad capacitada para realizar la ovodonación.

No cualquier mujer puede ser donante de óvulos, ya sea por problemas genéticos o psicológicos. En un centro especializado podés contar con las mejores candidatas ya que pasan por un proceso previo de selección.

¿Sabés qué incluye este procedimiento de selección?

Lo primero es la selección de posibles donantes que tengan rasgos físicos similares a los tuyos (color de pelo, ojos, complexión), también los test de enfermedades genéticas para descartar que el pequeño pueda heredar alguna alteración, pruebas para descartar enfermedades infecciosas o de índole sexual como el VIH, y por último, pero no menos importante, una evaluación psicológica para constatar que la persona está capacitada para el proceso.

Además, la candidata debe tener entre 25 a 35 años, edades en que la cantidad de óvulos es más abundante.

Los procesos de selección son muy minuciosos, y garantizan que el pequeño estará completamente sano. La donante no debe ser impedimento para que decidas probar el tratamiento.

Otro duda en torno a la donante es su identidad ¿Si quiere conocer a la pareja? ¿Si luego buscá al bebé? Esto no está permitido, de acuerdo con la Ley de Reproducción Médicamente Asistida la donación de óvulos -además de no tener carácter lucrativo- debe ser anónima y voluntaria. Así que la identidad de la mujer y de la pareja será resguardada por la clínica de fertilidad.

Los miedos son normales, pero hay algo que debes mentalizar: la donante más que alguien que pueda generarte temor, es quien te ayudará a cumplir el sueño de la maternidad.

Recordá que está colocando a disposición sus óvulos para brindar a otras mujeres la increíble experiencia de convertirse en madre, todo esto sin obtener nada a cambio. Entonces si todos los estudios son positivos lo único que debés sentir por ella es gratitud.

El factor genético, otro de los miedos

Como en cualquier tratamiento de fertilidad hay muchas interrogantes que surgen antes de realizar el proceso, en el caso de la ovodonación la principales dudas van dirigidas a la salud de la donante, aunque este punto ya lo aclaramos.

Otra duda recurrente para seleccionar este tratamiento es el factor genético. Decir sí a este proceso para algunas mujeres es olvidarse de la posibilidad de que el niño tenga su misma carga genética.

Esta teoría no siempre es así. De acuerdo con un estudio reciente las mujeres gestantes pueden variar la genética de sus futuros hijos durante el embarazo, incluso si el óvulo no es propio.

Esto se debe a que la variación genética se produce antes de que el óvulo se implante en el endometrio materno. Así que aunque los genes no sean iguales, sí podrán modularse con la carga genética.

Además, recordá que aunque el óvulo que se utilice para llevar a cabo el embarazo sea de otra persona, el bebé lo tendrás vos, estará nueves meses en tu vientre, sentirás las pataditas y vivirás todas las emociones del embarazo.

La maternidad es un proceso hermoso, que en algunos casos buscás alcanzar por mucho tiempo, la ovodonación te permití hacerlo realidad, no dejés que pequeñas dudas empañen esa oportunidad.

En www.genaden.com tenemos los equipos y los profesionales más capacitados para realizar un tratamiento de ovodonación en solo cinco pasos. Ingresá y conocé más de este este método de fertilidad.

Deja un comentario