Las 5 claves para un embarazo seguro con óvulos de donante

Embarazarse gracias a un tratamiento de fertilidad es un método que ganó terreno en los últimos años.

Cada vez son más las mujeres que deciden retrasar la maternidad por motivos personales y profesionales, es entonces cuando procesos como la ovodonación ayudan a materializar el sueño de ser madres pasados los 35 años.

¿Sabes de qué se trata? La ovodonación es una técnica de reproducción asistida que consiste en la utilización de óvulos de una donante para que otra mujer pueda quedar embarazada.

Usualmente, este proceso es empleado en mujeres con edades avanzadas o con poca cantidad de óvulos para lograr un embarazo.

Como en cualquier método de fertilidad, en la ovodonación necesitás preparar tu cuerpo antes de decidir someterse a esta técnica.

Es importante que consideres algunas cosas y te asegures de que es el procedimiento que requieres para convertirte en madre.

Obtené una consulta gratuita con nuestros expertos: hacé clic acá.

Donante sana

Como ya sabés en la ovodonación necesitás de ayuda externa para que se pueda lograr un embarazo. Es por eso que la donante de óvulos juega un papel muy importante.

Uno de los primeros aspectos que debés tomar en cuenta es verificar que la mujer que donará los óvulos esté completamente sana.

Para esto se realizan una serie de evaluaciones genéticas y psicológicas que descartan anomalías cromosómicas o algún trastorno que pueda heredar el pequeño.

También es necesario pruebas adicionales para descartar enfermedades de transmisión sexual, como el VIH.

Otro aspecto importante es que su fenotipo se asemeja con el de vos (color de cabello, piel) y que tenga una edad comprendida entre los 21 y 35 años, período en que la cantidad de óvulos es mayor.

Clínica especializada

Los tratamientos de fertilidad son muy utilizados actualmente, así que cada vez es más usual ver como cientos de clínicas ofertan sus servicios para estas prácticas.

No te dejés llevar solo por un lindo eslogan. Realizá una búsqueda amplia de los centros especializados que tengan más credibilidad, incluso ve directamente al sitio para constatar que los equipos y los profesionales que presumen en la web son reales.

Una buena clínica de fertilidad te brindá asesoramiento para que el proceso sea más fácil. Además se encarga de seleccionar la donante más idónea para ti.

La calidad del centro es crucial para que logrés un embarazo exitoso a través de una donante.

Edad límite 

Uno de los grandes beneficios de los tratamientos de fertilidad es que permiten extender el reloj biológico, es decir te brindan la oportunidad de quedar embarazada luego de los 35 años de edad.

En el caso de la ovodonación permite que una mujer pueda ser madre incluso a los 50 años de edad, un límite muy beneficioso tomando en cuenta que en otras técnicas el margen es de 40-45 años.

Para los especialistas los 50 años es la edad tope de la mujer para gestar un bebé.

No te dejés llevar por los mitos de que esa edad no podrás tener un buen embarazo. Si llevas una buena alimentación y una rutina de ejercicios adecuada, tendrás nueve meses muy tranquilos y un bebé sano.

Medicación previa

Para tener un embarazo a través de la ovodonación, el especialista suele recetar un tratamiento farmacológico que prepara al útero para la implantación de los embriones transferidos.

El tratamiento incluye la ingesta de fármacos como estrógenos y progesterona, puede ser a través de comprimidos o parches que se adhieran a la piel, también se recetan tabletas vaginales, estas se administran de forma personalizada.

Debés seguir cada indicación y tomar los medicamentos de acuerdo a lo que establezca el especialista. Después de varios días se realiza una ecografía para comprobar el estado de la matriz y así proseguir a la implementación del óvulo.

El objetivo es aumentar las probabilidades de que los embriones se aniden en el útero y se concrete el embarazo.

Donante anónima

En muchos casos las mujeres se sienten más cómodas de someterse a este método si la donante es un familiar o una persona cercana. Sin embargo, de acuerdo con la Ley de Reproducción Asistida, para donar óvulos en nuestro país se debe mantener el anonimato.

La ley establece que la donante y el receptor no deben proporcionar ningún tipo de información del otro, todo el proceso se hace bajo anonimato.

La clínica juega un papel importante en esto ya que es la encargada de garantizar que la mujer que brinde los óvulos esté completamente sana y cumpla con los requerimientos antes expuestos.

Conocer a la mujer que donará los óvulos podría ocasionar que luego surjan situaciones de apego con el bebé o que sienta que tiene algún tipo de derecho sobre él.

Como ves la ovodonación te brindá grandes beneficios, no solo es un proceso rápido, sino muy sencillo y con altas tasas de éxito.

En Genaden ofrecemos consultas gratis con los mejores especialistas ¡hacé clic acá!

Deja un comentario